Mi cuerpo, mi casa

Quiérete, mujer. Tu cuerpo es bonito por naturaleza. Tu cuerpo es perfecto por naturaleza. Tu cuerpo es único por naturaleza. Tu cuerpo es diferente por naturaleza, y en esa diferencia se halla la belleza. Encuentra un espejo, mujer, y desnuda, obsérvate en él. No puedes seguir siendo una extraña en un cuerpo que no apruebas. Tu cuerpo es único por naturaleza, y por eso es perfecto y hermoso. Toma contacto con tu cuerpo, mujer. Hoy, a la mujer que lea este blog le hago una sugerencia. Cuando puedas y estés tranquila, date un baño o una ducha, y con todo el mimo y el cariño del mundo acaríciate y enjabónate… Al salir coge la toalla y sécate con amor, y después, permítete sentirte un rato desnuda, tal y como viniste al mundo. Pon música que te haga sentir bien contigo misma y, delante de un espejo, date un masaje con crema por todo el cuerpo, péinate con cuidado, échate perfume, si quieres, y baila, baila y baila en libertad! Siéntete libre de cualquier canon, de cualquier expectativa de ser algo que no eres. Siéntete perfecta y maravillosa, porque lo eres. Mírate al espejo, desnuda, sí, y reconoce tu cuerpo. Es tu casa en este mundo, y no vas a tener otro. Ese cuerpo es pura naturaleza, y la naturaleza es perfección. A las amantes de la naturaleza, ¿acaso cuando vais al campo os dedicáis a sacar defectos de lo que véis? ¿Y por qué demonios lo hacéis con vosotras mismas? Y a las que no, con cualquier cosa que os guste… ¿Sabéis qué? ¡Qué bien que mi cuerpo sea diferente! Yo amante de la originalidad, digo, ¿de verdad creéis más bonito un mundo de cuerpos y caras iguales? Rompe las cadenas de la opresión sobre la mujer. Cómprate ropa de tu talla sintiéndote orgullosa sea cual sea ésta, porque esa eres tú, ¡única y maravillosa en este mundo! YO SOY GUAPA, YO SOY LISTA, YO SOY FUERTE